miércoles, 22 de agosto de 2012

2040, la posidonia oceánica al borde de la extinción.

Posidonia oceanica es una planta acuática, endémica del Mediterráneo, perteneciente a la familia Posidoniaceae. Tiene características similares a las plantas terrestres, como raíces, tallo rizomatoso y hojas cintiformes de hasta un metro de largo dispuestas en matas de 6 a 7. Florece en otoño y produce en primavera frutos flotantes conocidos vulgarmente en Italia como "olive di mare" (olivas de mar).
Forma praderas submarinas que tienen una notable importancia ecológica. Constituye la comunidad clímax del Mar Mediterráneo y ejerce una considerable labor en la protección de la línea de costa de la erosión. Dentro de ellas viven muchos organismos animales y vegetales que encuentran en las praderas alimento y protección. Se la considera un buen bioindicador de la calidad de las aguas marinas costeras.

Esta especie se encuentra sólo en el Mar Mediterráneo. Ocupa un área de alrededor del 3% de la cuenca (lo que corresponde a un área de aproximadamente 38.000 km2), siendo por tanto una especie clave del ecosistema marino costero.
Una señal inequívoca de la existencia de una pradera de Posidonia oceanica es la presencia de masas de hojas en descomposición en la playa, que tienen una gran importancia en la protección de las playas contra la erosión. De acuerdo con la Parte IV del Testo Unico Ambientale de Italia,12 las hojas de posidonia en las playas son consideradas residuos sólidos y, por tanto, deben eliminarse. Según algunos, este material vegetal podría ser utilizado para el compostaje, pero esto está prohibido por el anexo 1C de la ley italiana 748/84,13 que prohíbe el uso de "algas y plantas marinas" para la preparación de compost.14
En las playas, sobre todo en invierno, también se encuentran "bolas" marrones de fibras de Posidonia formadas por el oleaje.

Importancia del ecosistema

La pradera de posidonia constituye la "comunidad clímax" del Mediterráneo, que representa el máximo nivel de desarrollo y complejidad que un ecosistema puede alcanzar. Se trata, por tanto, de uno de los ecosistemas más importantes del mar Mediterráneo, por lo que ha sido clasificado como "hábitat prioritario" en el anexo I de la Directiva Hábitat (Dir. n º 92/43/CEE), una ley que reúne todos los Lugares de Importancia Comunitaria (LIC) que necesitan ser protegidos.22

En el ecosistema costero, la posidonia desempeña un papel fundamental por varias razones:
  • gracias a su desarrollo foliar libera al ambiente hasta 20 litros de oxígeno por día y por m2 de pradera;23
  • produce y exporta biomasa tanto en los ecosistemas vecinos como en profundidad;
  • proporciona refugio y es zona de reproducción para muchos peces, cefalópodos, bivalvos, gasterópodos, equinodermos y tunicados;
  • consolida los fondos de las costas y ayuda a contrarrestar un excesivo transporte de sedimentos debido a las corrientes costeras;
  • actúa como barrera, atenuando la fuerza de las corrientes y las olas y previniendo por tanto la erosión costera;
  • la amortiguación del oleaje llevada a cabo por el estrato de hojas muertas en las playas las protege de la erosión, especialmente durante el período de tormentas invernales.
En todo el Mediterráneo las praderas de posidonia están en regresión,24 un fenómeno que ha ido aumentando en los últimos años con el incremento de la presión antrópica sobre el litoral.
La desaparición de las praderas tiene efectos negativos no sólo en el ecosistema de la posidonia sino también en otros ecosistemas, basta pensar que la pérdida de un sólo metro lineal de pradera puede conducir a la desaparición de varios metros de playa, debido a los fenómenos erosivos.2 Además, la regresión de las praderas comporta una pérdida de biodiversidad y un deterioro de la calidad del agua.

Las causas de esta regresión se pueden encontrar en:
Recientemente, las praderas también se ven amenazadas por la competencia de dos algas tropicales liberadas accidentalmente en el Mediterráneo, Caulerpa taxifolia30 y Caulerpa racemosa.31 Ambas especies tienen un crecimiento rápido y están suplantando poco a poco a la posidonia.
 

Fuente: wikipedia.org

El calentamiento del mar Mediterráneo crea un hábitat adecuado para el crecimiento de los corales y irán sustituyendo a las algas y las praderas de posidónia, actualmente el único coral autoctono del Mediterráneo es la Cladocora caestitosa o madrépora mediterránea, en grave peligro de extinción, sin embargo otros corales como la Oculina patagónica, está colonizando el Méditerráneo desde el Atlántico, habiendo colonizado ya algunos zonas de la costas de Murcia y Almería, así como de Israel, pudiendo llegar, como todas las especies foráneas, a constituir un elemento desestabilizador de los ecosistemas autóctonos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario