sábado, 13 de febrero de 2016

2017, recrecimiento de la presa de Yesa.


El recrecimiento de la presa de Yesa es un proyecto de ingeniería hidráulica que trata de la realización de una nueva presa para el embalse de Yesa pasando de la actual capacidad de 446,86 hm³ (también se suele dar la cifra de 488,10 hm³)1 a una capacidad de 1.525 hm³ (el triple que el actual), a una cota de de 521 msnm y una superficie inundada de 4.084 ha (el doble que la actual), convirtiendo el embalse de Yesa en un embalse plurianual y posibilitando el incremento de áreas de regadíos en las zonas de Bardenas y la comarca zaragozana de Cinco Villas.

Finalidad del recrecimiento

Los objetivos buscados con el recrecimiento de la presa de Yesa son: crear 48.000 ha nuevas de regadío en Bardenas y en comarca de Cinco Villas, consolidar la superficie regable de Bardenas, a la vez que la capacidad del nuevo Yesa permitiría que fuera un embalse hiperanual y no anual permitiendo una mejor regulación del cauce del Aragón entre periodos de sequía y lluvias a la vez que se conseguiría una mejora notable en el regadío de la ribera; abastecer a Zaragoza y construir 2 centrales hidroeléctricas con una potencia de 89 MW.
Estos objetivos iniciales se han modificado en el tiempo. Así, las previsiones de regadío han sido significativamente rebajadas por el Plan Nacional de Regadíos,8 descartando la puesta en marcha del sector Bardenas III, estando prevista la ejecución de sólo 6.045 ha hasta el año 2008 y un máximo de 9.918 ha en un horizonte sin determinar.9 Por otra parte, el abastecimiento de agua potable a Zaragoza ha sido desvinculado del recrecimiento de Yesa por el Gobierno de España con la construcción del embalse de La Loteta, con una capacidad de 120 hm³,10 realizado con subvenciones procedentes de la Unión Europea11

Problemas geológicos del recrecimiento

Así mismo los contrarios al recrecimiento hacen hincapié en los problemas geológicos que se han venido produciendo históricamente y que según ellos podrían poner en peligro la presa recrecida o dificultarían la constricción de la nueva.
Recuerdan que con la puesta en funcionamiento del actual embalse, en 1960 se produjo un deslizamiento en el estribo derecho de la presa que obligó a desviar la carretera y a desmontar un gran talud. Hoy en día dicho estribo sigue teniendo problemas pues se ha localizado la existencia de filtraciones que pondrían en peligro la cimentación de la presa nueva.
Pero los problemas geológicos más importantes se localizan en la ladera izquierda, con la existencia de un paleodeslizamiento de 14 hm³, en el paraje de "La Refaya", que corre riesgo de movilizarse si se recrece la presa.
Además, durante los trabajos de construcción de un vertedero en la pista de la margen izquierda, se produjo en agosto de 2006 un deslizamiento de 3,5 millones de metros cúbicos de tierra que amenazan con caer al agua y provocar una ola tipo tsunami que rebase la presa, con consecuencias catastróficas para los habitantes del Sangüesa (3900 habitantes). La Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) mantuvo este hecho oculto hasta que16 hizo público en febrero de 2007 un17 informe que reconocía el deslizamiento. Durante el verano de 2007 se abren18 nuevas grietas y socavones en la zona, y más tarde la19 pista queda inutilizada por un gran movimiento de tierras. A la vista de lo sucedido y de la incapacidad de la CHE para solucionar el problema, el Ministerio de Medio Ambiente decide sacar a licitación a finales de 2007 la realización de estudios geológicos20 de las laderas que durarán al menos un año.

Fuente: wikipedia.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario