domingo, 24 de febrero de 2013

2080, extinción del 25% de lagartos y lagartijas.

File:LacertaSchreiberi.jpg
Foto: es.wikipedia.org

A lo largo de la historia de la Tierra, ha habido 5 épocas en las que se ha producido una gran extinción,  la mayor conocida ocurrió hace 252 millones de años, al final del período pérmico y principios del triásico cuando un aumento en la actividad volcánica provocó un aumento de la temperatura, una hipoxia en el agua de los océanos y una extinción masiva que mató a más del 50% de las especies.

Actualmente nos encontramos en pleno proceso de extinción masiva debido a la acción directa e indirecta del hombre, entre los problemas más graves está la destrucción de los hábitats y el calentamiento global que actuará a lo largo del siglo XXI para transformar el planeta en algo totalmente nuevo si comparamos como estará en el siglo XXII respecto al XX.

Los animales que menos pueden adaptarse a estos cambios son los poiquilotermos, es decir aquellos en los que su temperatura corporal depende de la temperatura del ambiente y no pueden mantenerla constante al contrario de lo que ocurre con los homeotermos, así, los llamados animales de sangre fría como peces, reptiles y anfibios se verán mucho más afectados.

Un estudio de la revista Science, preve una extinción masiva de estos animales debido al cambio climático, de 5100 especies conocidas, se extinguirán 1300, sobretodo en Australia, Sudamérica y Madagascar, para el 2050, ya se habrán extinguido un 6% de las especies.

En España peligra sobretodo la Lacerta schreiberi, el lagarto verdinegro cuyo estatuto actual es "casi amenazado NT" debido a la destrucción de su hábitat en los márgenes de los ríos, además al ser una especie endémica de la península, no habrá más poblaciones en el mundo para sustituirla.

Al necesitar un ambiente más fresco le será muy difícil adaptarse a temperaturas más altas en el futuro. Otro reptil en peligro es la lagartija vivípara o de turbera (Zootoca vivipara) que vive en Eurasia y en los pirineos, es el reptil que más al norte puede vivir, incluso por encima del Círculo Polar Ártico, el ser vivípara es una adaptación al clima frío, por lo cual un aumento de temperatura le afectaría de manera negativa, de hecho ya han desaparecido numerosas poblaciones en Francia, lo que hizo saltar las alarmas que han concluido en el estudio publicado por la revista Science.

No hay comentarios:

Publicar un comentario