jueves, 9 de enero de 2014

2112, los corales quedan expuestos al agua ácida.

Como es sabido, la acidificación del agua marina es un problema asociado a las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera. El CO2 emitido por la combustión de los combustibles fósiles ocasiona que el agua de los océanos absorba este gas y forme ácido carbónico que baja el ph del agua marina y disuelve las conchas calcáreas de moluscos, corales y otros animales.

El océano se está convirtiendo en la cloaca de la Tierra y muchos residuos acaban acumulándose y transportando por las corrientes marinas a todos los lugares el planeta.

La acidez del agua marina no solo afecta a los corales, otros animales como los copépodos que forman un eslabón muy importante de las cadenas tróficas también se ven afectados por la acidez del agua.

El blanqueamiento de los corales es un problema cada vez más importante, esto implica su muerte y destrucción con la consiguiente erosión de las costas y playas lo cual afecta negativamente al turismo y a la economía de las regiones costeras.

Aunque los corales se adaptan a la acidificación, a finales de siglo su efecto sobre los mismos adquirirá proporciones dramáticas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario