sábado, 31 de octubre de 2015

2016, seguirá el caos en Oriente Medio.


La guerra en Oriente Medio se intensifica por momentos, después de Siria le tocó el turno ahora a Irak.

El problema de fondo es el enfrentamiento entre Suníes y Chiíes que se está produciendo a modo de guerra entre dos facciones religiosas enfrentadas al modo en que lo hicieron en el pasado Católicos y Protestantes en Europa.

Los chiíes tienen a su máximo exponente en Irán, donde la mayoría de la población profesa esta rama del Islam, mientras que los Suníes son mayoría en todo el mundo, de donde vienen miles de combatientes a luchar contra los llamados por ellos mismos "herejes infieles".

El frente se hace cada vez más extenso, mientras en Europa crece la preocupación por los refugiados, Irak amenaza con convertirse en un estado fallido, al igual que Libia.

Por otro lado, los USA, miran con desconcierto todos estos acontecimientos sin atreverse a tomar medidas enérgicas, en su estrategia de retirada de las guerras de Irak y Afganistán.

Israel sin embargo apuesta a que este enfrentamiento debilitará a su principal enemigo, Irán, pero esto es pan para hoy y hambre para mañana, si algún día estos yihadistas se vuelven contra el estado hebreo, tendrán serios problemas y una guerra más larga de lo que jamás pudieron imaginar.

Rusia sin embargo apoya a sus aliados sirios e iraníes en la ONU y sobre el terreno, siendo la responsable del salvamento del presidente Al Assad.

Las negociaciones entre Irán y los USA para una próxima paz son en realidad una cuestión condenada al fracaso, debido a la complejidad del conflicto, en la que los intereses de unos y otros se entremezclan y enfrentan.

Sin duda la guerra seguirá otro año más en este violento rincón del mundo, mientras Europa no sabrá que hacer con los miles de refugiados que le llegará durante meses o años, esto es solo el comienzo, y en unos años no nos conocerá ni nuestra madre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario