sábado, 28 de febrero de 2015

2126, trasplantes de cabeza en cuerpos cultivados.

http://www.juventudrebelde.cu/file/img/fotografia/2013/07/30712-fotografia-g.jpg

Ya hemos conseguido la inmortalidad, se trata de trasplantar cabezas en cuerpos cultivados para personas que tienen una enfermedad terminal y mucho dinero.

Con dinero se va a muchas partes y una de ellas es la inmortalidad, siempre y cunado no muramos de manera repentina. Se trata de un trasplante de cabeza, en este caso, el problema de donante de cuerpo se resuelve cultivando un cuerpo, es decir una clonación del propio cuerpo y luego el transplante.

Hay antecedentes de esto durante todo el siglo 20, en 1989 un tal doctor Truman Doughty, de Philadelphia, había amputado la cabeza de su esposa, enferma de un cáncer terminal, en un desesperado intento de mantenerla a su lado. Unida a un sistema de circulación ex-tracorpórea, la cabeza era incluso capaz de hablar gracias a una bomba que suministraba aire a sus cuerdas vocales. Falleció cinco día después. El Dr. fue procesado, no llego a juicio pues se suicido quemando su casa y los apuntes de su "experimento".



A principios de los 80 la revista Interview publico una serie de fotografías del intercambio de cabezas que se realizo en Francia  a mediados del siglo XX a dos reos guillotinados, en quirófano, con respiración asistida, etc. Una de las cabezas reimplantada en un un tronco que no era el suyo abrió los ojos y miro, antes de perder definitivamente todo reflejo. 

El neurocirujano Sergio Canavero, del Grupo de Neuromodulación de Turín, afirmó en febrero de 2015 que ¨trasplantar una cabeza a un nuevo cuerpo será factible en poco más de dos años.
 En 1989 un tal doctor Truman Doughty, de Philadelphia, había amputado la cabeza de su esposa, enferma de un cáncer terminal, en un desesperado intento de mantenerla a su lado. Unida a un sistema de circulación ex-tracorpórea, la cabeza era incluso capaz de hablar gracias a una bomba que suministraba aire a sus cuerdas vocales. Falleció cinco día después. El Dr. fue procesado, no llego a juicio pues se suicido quemando su casa y los apuntes de su "experimento".
 En 1989 un tal doctor Truman Doughty, de Philadelphia, había amputado la cabeza de su esposa, enferma de un cáncer terminal, en un desesperado intento de mantenerla a su lado. Unida a un sistema de circulación ex-tracorpórea, la cabeza era incluso capaz de hablar gracias a una bomba que suministraba aire a sus cuerdas vocales. Falleció cinco día después. El Dr. fue procesado, no llego a juicio pues se suicido quemando su casa y los apuntes de su "experimento".
 En 1989 un tal doctor Truman Doughty, de Philadelphia, había amputado la cabeza de su esposa, enferma de un cáncer terminal, en un desesperado intento de mantenerla a su lado. Unida a un sistema de circulación ex-tracorpórea, la cabeza era incluso capaz de hablar gracias a una bomba que suministraba aire a sus cuerdas vocales. Falleció cinco día después. El Dr. fue procesado, no llego a juicio pues se suicido quemando su casa y los apuntes de su "experimento".
 En 1989 un tal doctor Truman Doughty, de Philadelphia, había amputado la cabeza de su esposa, enferma de un cáncer terminal, en un desesperado intento de mantenerla a su lado. Unida a un sistema de circulación ex-tracorpórea, la cabeza era incluso capaz de hablar gracias a una bomba que suministraba aire a sus cuerdas vocales. Falleció cinco día después. El Dr. fue procesado, no llego a juicio pues se suicido quemando su casa y los apuntes de su "experimento".

No hay comentarios:

Publicar un comentario