viernes, 5 de enero de 2018

2034, fertilización con hierro del océano para compensar el trabajo que hacían las ballenas.


Las defecaciones de las ballenas fertilizaban los océanos antes de que acabáramos con ellas. Se estima que hemos disminuido la población de ballenas entre un 70% en el caso de los cachalotes, hasta un 97% en el caso de las ballenas azules.

Esta disminución ha tenido que causar algún impacto ecológico del que no se ha hablado como la disminución del hierro disuelto en el agua marina. El hierro es un factor limitante para el crecimiento del fitoplancton, de ahí que haya menos fitoplancton y menos pesca.

Para evitar esto se puede fertilizar artificialmente el océano con hierro para aumentar la producción primaria en los océanos abiertos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario